viernes, 24 de junio de 2016

Vota, en libertad

“La democracia necesita de la virtud, si no quiere ir contra todo lo que pretende defender y estimular” Con estas palabras de Juan Pablo II (1920-2005) afronto las últimas horas de la campaña electoral y la previa del partido del domingo, una final en toda regla. Las presentes elecciones son, sin duda, trascendentales; más si cabe que las del pasado 20 de diciembre. 
Vivimos un momento histórico, tanto como la misma Transición; aquella que el populismo extremista pretende denostar y de la que tanto debemos de aprender. Hoy, como ayer, España se encuentra en una encrucijada. Tiene ante sí la oportunidad de avanzar en la recuperación económica y política y, a la vez, el riesgo de caer en el más profundo de los fracasos. No son, por tanto, unas elecciones al uso. Hoy más que nunca se exige que los ciudadanos voten con libertad y con responsabilidad, decidiendo su futuro sin agravios ni rencores. 
Hace unos días leía una columna de López-Zafra titulada “El voto liberal ante el 26-J” En ella, apelaba al voto responsable ante la posibilidad de que “un partido nacido del odio tenga posibilidades reales de alcanzar el poder […]” Un populismo de extrema izquierda que, disfrazado de socialdemócrata, pretende poner en jaque nuestros derechos constitucionales, la unidad nacional, y el propio Estado de Derecho. Recuérdense, en este sentido, las palabras de Pablo Iglesias allá por 2014: “El cielo no se toma por consenso, sino por asalto” No se puede decir más con menos. 
Con la Constitución, los españoles nos otorgamos un marco de convivencia basado en el imperio de la ley y el reconocimiento y garantía de los derechos fundamentales. La libertad es uno de los valores superiores de nuestro ordenamiento jurídico, materializándose en derechos como la libertad de expresión, de pensamiento, cátedra, información, prensa, religiosa o ambulatoria. Una libertad que, hoy día, se encuentra en peligro a raíz del surgimiento de estos movimientos populistas. No hay más que entrar en las hemerotecas y comprobar la veracidad de mis palabras. 
 El domingo tendremos una nueva cita con la democracia. Votar ya no es sólo un derecho sino también, una obligación. Votar libremente, por supuesto; cada uno al partido político que considere oportuno según sus criterios y principios. Pero recuerda ejercer tu derecho constitucional con conciencia y responsabilidad. Al fin y al cabo la razón debe prevalecer frente a la sinrazón.

"Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciendole pagar al país un precio muy caro" Adolfo Suárez.

0 comentarios:

Publicar un comentario